Las redes sociales: una oportunidad para la recuperación del buen periodismo

Llevo bastantes años reclamando un buen periodismo, un periodismo comprometido con la verdad, con la Sociedad y con unos valores éticos y periodísticos. Muchos ciudadanos hemos ido perdiendo paulatinamente nuestra admiración y esperanza por esta profesión, hasta llegar al punto de compararla con el desprestigio de los políticos.

Se ha difuminado totalmente la frontera entre la noticia y la opinión. Ya no es posible atender a una noticia con criterio propio sino que en sí misma es una guía para dirigirte hacia donde la línea editorial del medio de comunicación quiere llegar. No están dirigidas a ciudadanos sino a incondicionales. Claro paralelismo con los políticos, ¿no creen? Y no sólo lo pienso yo (Las tertulias políticas eclipsan al telediario)

Aunque es cierto que es difícil exigir a una persona objetividad, por muy profesional del periodismo que sea, sí debemos exigir la veracidad de lo que se informa y que se haya contrastado adecuada y profundamente la noticia reforzándola con pruebas y argumentos consistentes y reales, evitando la simplificación y, con ello, las injusticias. Se aduce siempre a la urgencia de la noticia y a la competitividad con los medios de comunicación rivales, pero no son más que excusas: cuando realmente se considera necesario se espera a publicar una noticia para contrastarla debidamente.

La independencia es otro valor que diferencia a un buen periodista de uno mediocre, pero en este punto me resulta más difícil juzgar porque entiendo que las circunstancias laborales a las que nos están llevando hacen que nuestro puesto de trabajo esté siempre a merced de unos intereses económicos, empresariales, políticos, etc. Sin embargo, este aspecto es claramente criticable en aquellos profesionales con prestigio, cuyos puestos de trabajo están ya salvaguardados pero que, aun así, prefieren plegarse a otros intereses sacrificando su independencia. Es tan poco aleccionador darse cuenta de que, al igual que ocurre con los políticos, los periodistas son perfectamente predecibles en lo que van a decir o contar en todo momento, defendiendo a veces lo indefendible.

Pero estos problemas no sólo afectan a la prensa política y de actualidad. De la prensa “rosa” es absurdo comentar nada pero, ¡qué hay de la deportiva! Es triste observar una y otra vez lo que se considera noticia deportiva, casi siempre lo más oscuro y rosa del deporte. ¿Qué valores se están transmitiendo? ¡Qué triste escuchar a los periodistas en las tertulias! ¡Qué desilusionante escuchar o leer las noticias “deportivas” en los informativos y en la prensa de todos los medios! Donde además parece que no existen otros deportes más que el fútbol.

Siempre he defendido que uno de los cambios que se deberían producir en la Democracia española es la manera en la que se conceden las licencias a los medios de comunicación. Puesto que deberían estar dirigidos a la Sociedad y no a los políticos, ¿por qué no someterlo a un referéndum? ¿Por qué no podrían ser los ciudadanos los que eligieran democráticamente y por mayoría los medios de comunicación que quieren? Es más, no deberían ser licencias concedidas indefinidamente sino por un tiempo razonable tras el cual deberían volver a someterse a evaluación ciudadana democrática. Creo que resolvería gran parte de los problemas que tenemos actualmente.

Pero también he comentado en muchas ocasiones que la responsabilidad es también nuestra, de los lectores, oyentes y televidentes. Somos nosotros los que a través de los famosos, y a la vez denostados, índices de audiencia decidimos lo que se mantiene o lo que es retirado. Da gusto ver que dos de los últimos premios Iris de la Academia de Televisión fueron concedidos a un programa de Cultura y Medio Ambiente, en TV3, y otro de Historia, en Canal Sur, habiendo apostado por ellos en horarios de máxima audiencia, y con éxito. Esto, amigos, es nuestra responsabilidad; facilitemos argumentos para poder defender un periodismo de calidad.

Por otro lado, las Redes Sociales podrían convertirse en un modo de revolución del periodismo. Es cierto, y les doy toda la razón, que aunque en estos medios cualquiera puede convertirse en informador de actualidad, los periodistas siguen siendo imprescindibles para dar noticias y documentarlas. Es cierto también que muchas de las noticias que se difunden en las redes no están contrastadas o son directamente falsas, pero me pregunto: que la noticia sea difundida por un periodista, ¿es garantía de lo contrario? Hoy por hoy creo que no, y es descorazonador decirlo. Sin embargo, pueden aportar algo que hasta ahora no tenía el ciudadano y es el control de la difusión de la noticia y, por tanto, del periodismo. Para que las noticias y comentarios realizados por un periodista sean difundidos y extendidos por la Red, tienen que interesar al ciudadano y demostrarle que es veraz, creíble e independiente. De otro modo, lo que exprese en las Redes llegará sólo a sus seguidores incondicionales, lo que estoy seguro no persigue ningún profesional de verdad. Pero sin duda, el mayor logro de las Redes Sociales es que el ciudadano tiene ahora la capacidad de poner encima de la mesa los temas de actualidad que realmente le importan y no sólo los que interesan a los medios de comunicación y a los políticos. Temas en los que los periodistas que quieran ganarse nuestro prestigio tendrán que entrar a valorar y estudiar.

Por todas las razones expuestas mantengo que el verdadero periodismo se encuentra hoy en la Redes Sociales, lo que no significa dejar a un lado el periodismo tradicional, sino más bien al contrario, seguimos necesitando de los buenos periodistas. Lo digo desde la admiración que siento por esta profesión y con el ánimo de no perderla nunca. Son nuestra voz, desde luego, aunque es decisión suya participar con nosotros o quedarse al margen de la Sociedad a la que pertenecen.

Por cierto, recomiendo este artículo: Periodismo: Las diez cosas que deben tener en cuenta los redactores hoy

Un admirador.

Anuncios

Acerca de csanchezmad

Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias (Mario Vargas Llosa). Sólo sé que no sé nada (Sócrates).
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Las redes sociales: una oportunidad para la recuperación del buen periodismo

  1. Fermín Collantes dijo:

    Mira lo que ha pasado con Juan Ramón Lucas, Toni Garrido y probablemente con Pepa Fernández.
    Pintan bastos. Y somos nosotros los que lo permitimos…

  2. Pingback: ¡Por una Democracia del ciudadano! « csanchezmad

  3. Pingback: ¿Podremos defendernos los ciudadanos? « csanchezmad

  4. César dijo:

    Me alegro que hayas vuelto a la luz. Saludos

  5. Pingback: ¿Podremos defendernos los ciudadanos? | csanchezmad

  6. Pingback: Algunos ciudadanos no pedimos demasiado | csanchezmad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s