¿Cómo podríamos aunar esfuerzos en el 15M?

Hace ya bastante tiempo publiqué en mi blog una serie de cuestiones que pensaba que tendrían que ser consideradas por el 15M como importantes a la hora de luchar por ellas. Era una lista demasiado larga para mi gusto pero pretendía ser una especie de resumen de numerosas cuestiones que se discutían de manera recurrente en la calle. El título era “¡Por una Democracia del ciudadano!”. Sin embargo, todavía hoy, sigue siendo muy discutido si el 15M debería o no concentrarse en unas pocas reivindicaciones, más o menos concretas, que hermanaran todas las sensibilidades en vez de dispersarse en innumerables reclamaciones que, aunque justas y razonables la mayoría de ellas, pueden dividir al movimiento, confundir a la población y dispersar esfuerzos colectivos.

En un intento de aportar posibles soluciones me gustaría hacer una propuesta en este blog que creo que podría ser de ayuda para todos nosotros. Antes de nada tengo que dejar claro que la propuesta parte de la base de que, de momento, al menos inicialmente (nos guste o no), dependemos de la política y de nuestros representantes para llevar a cabo los cambios que demandamos. Por otra parte, creo que todos estaremos de acuerdo en que la principal lacra de nuestra Sociedad actual es que carecemos de un sistema democrático real, del y para el ciudadano, que nos permitiría hacer los cambios que “TODOS” nosotros necesitamos, y no sólo los que interesan a unos pocos privilegiados, que incluso en muchos casos lo que buscan es justo lo contrario, el inmovilismo. Por lo tanto, hasta que no consigamos cambiar la Democracia y hacerla nuestra de verdad no vamos a poder obligar a cambiar otros muchos aspectos como la Justicia, la Dignidad, la Solidaridad, etc.

Por todo ello, y sólo como un punto de partida para posibles cambios más profundos en el futuro, creo que sería imprescindible restringir todas nuestras demandas en este sentido para conseguir, antes que cualquier otra demanda, que nuestros representantes no puedan hacer todo lo que les de la gana, desoyendo a los ciudadanos para escuchar exclusivamente a los poderes económicos. En pocas palabras: ¡qué nos dejen de tomar el pelo! Esta demanda permitiría clarificar las ideas que se tienen de lo que persigue y representa el 15M, sería respetada y apoyada por la inmensa mayoría de la población y permitiría concentrar nuestros esfuerzos de una manera más eficiente. De esta manera paso a enumerar unos pocos puntos que creo que serán esenciales para llegar a conseguir una “Democracia Real”:

i.          Democracia representativa social

  1. Cambio de la Ley Electoral. Discusión sobre circunscripciones, sustitución de la Ley D’Hondt por el Matlec, valoración de la abstención y de los votos en blanco y modificación del requisito de petición de avales. La valoración de listas abiertas y cerradas, aunque necesaria, no es lo más prioritario. Creo que estos 4 artículos de “Rux” en Ready for Tomorrow podrían servir de referencia:

El sistema electoral en España y la exclusión de las minorías

El secuestro político de la Soberanía Popular

La otra barrera electoral

Igualdad, también de voto

  1. Promoción de una Constitución más flexible, más fácil de corregir, cambiar y adaptar a los nuevos tiempos. Cualquier modificación tendría que ser aprobada por Referéndum.
  2. Los cargos públicos deberán ser elegidos siempre por los ciudadanos: es necesario un cambio de la figura de la Monarquía, anacrónica y elitista.
  3. Referéndum para la elección de la mitad de los miembros del Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, Consejo de Estado. Igualmente para la elección del Defensor del Pueblo, el Fiscal General del Estado y para la concesión de las licencias a los medios de comunicación.
  4. No más campañas electorales como las actuales, reduciéndolas casi exclusivamente a debates obligatorios en los medios de comunicación, dando oportunidades a formaciones minoritarias en las mismas condiciones que los partidos mayoritarios. Uso de la Redes Sociales. Reducción de gastos innecesarios en campañas electorales y, por tanto, de la dependencia de los partidos de los poderes económicos.
  5. No más cuotas publicitarias y en medios de comunicación en función de la representación obtenida.
  6. Cualquier decisión de calado que se tome en el Gobierno que vaya en contra o no estuviese incluida en su programa electoral deberá ser aprobada por Referéndum.
  7. Reforma o supresión del Senado.
  8. Se deberían reservar unos escaños (10-20) en las Cortes Generales para que sean usados directamente por los ciudadanos, mediante voto electrónico.
  9. Aprobación por Referéndum de una Ley de Transparencia que permita el acceso del ciudadano a una información veraz de las Administraciones Públicas para el control de todas las Instituciones y de sus cargos públicos, sin excepciones.
  10. Cualquier sospecha de corrupción, tanto la que proporcione beneficios personales como la que aporte prebendas al partido, debería obligar automáticamente al implicado a dejar su puesto de responsabilidad hasta que todo quedase aclarado. Erradicación de la inmunidad de los políticos y cargos representativos ante la Justicia. Este tipo de delitos no deberían prescribir judicialmente.
  11. Promoción y acceso al voto electrónico desde los hogares, como medio para participar rápida y fácilmente, de manera directa, en la elaboración y aprobación de leyes y normas.

ii.          Democracia en los partidos políticos. En este caso me gustaría remitiros a un blog previo que publiqué hace tiempo y que hace referencia exclusiva a este aspecto relacionado. Lo titulé “Decálogo de un partido diferente”. El problema que se plantea es que resulta difícil cambiar un sistema democrático basado en los partidos políticos si estos son los primeros que carecen de dicha cualidad. A modo de resumen, paso a resaltar los puntos más importantes relacionados con el tema de este blog de ahora:

  1. El programa electoral debería ser elaborado con la participación y aportación de todos los ciudadanos que lo desearan, aunque la aprobación de la versión definitiva sería responsabilidad de los miembros del partido para asegurar el respeto a sus bases y a su ideología.
  2. Cualquier ciudadano debería poder postularse como candidato sin más exigencias que respetar, asumir y defender expresamente la ideología, estatutos y programa electoral consensuado del partido. Deberían tener derecho a acceder a todos los medios de difusión disponibles para que su mensaje y propuestas lleguen a todas las bases.
  3. La selección de los candidatos y el orden ocupado en las listas electorales debería ser votado directamente por las bases y no a través de representantes regionales. El voto electrónico, personal e transferible, así lo permite y se debería tender a incorporarlo al sistema de votaciones.
  4. Sería recomendable promover la limitación a dos ó tres legislaturas del acceso a cualquier puesto de representación, incluido el de diputado o senador. Esto sin duda favorecería el recambio de ideas e ilusiones en el parlamento y empujaría la democracia interna en los partidos. Los candidatos con experiencia podrían seguir ayudando perfectamente desde el partido a los noveles, si realmente su interés fuese sólo el de ayudar a defender unas ideas y un proyecto, y no el de acceder a cuotas de poder.
  5. Si se consiguen representantes en las Instituciones, estos no deberían dejar nunca de estar en contacto con los ciudadanos. Debería ser obligatorio informar públicamente y de manera periódica sobre su actividad política diaria. Además deberían dedicar un tiempo a estar en contacto directo, personalmente y no a través de intermediarios, con los electores, leyendo sugerencias, críticas, a través de las redes sociales o mediante reuniones.

Es difícil establecer qué es lo que habría que priorizar: si el cambio de nuestra Democracia en primer lugar, lo que promovería el cambio interno en los partido políticos; o empezar por democratizar la estructura interna de los mismos para facilitar la construcción de una Democracia representativa real. Pienso que ambos aspectos deberían viajar en paralelo pero reconozco que no tengo un criterio claro al respecto. Espero que al menos estas reflexiones sean de alguna utilidad.

Un soñador

Anuncios

Acerca de csanchezmad

Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias (Mario Vargas Llosa). Sólo sé que no sé nada (Sócrates).
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s